Los olvidados

22 de agosto de 2014

Ciudad de invierno - Abdón Ubidia

Parto de aclarar que leí la edición eskeletra, que cuenta con varios relatos de Abdón Ubidia. Para esta reseña corta trataré de presentarles, de manera muy ligera y digerible, lo que encontré en los relatos contenidos en este libro de cerca de 200 páginas páginas. Iniciare con una descripción generalizada de las narraciones, sus virtudes y sus dificultades; y finalizare con algunas cuestiones particulares de los relatos.


Para empezar, quiero enfatizar que me pareció una gran obra, muy apasionante, con historias exquisitamente contadas, con la simplicidad que pocos logran y que encierra gran belleza.  Del conjunto de historias debe resaltarse la habilidad del autor para describir de manera muy hábil las sensaciones humanas, ese sentir íntimo de cada quien, el que nos hace creer únicos y a veces solos, pero al ver tan nítidamente reflejados dichos sentimientos en las letras de Ubidia nos damos cuenta que las sensaciones que creíamos exclusivas de nuestra individualidad son lugares comunes.  Otro elemento de estos relatos para resaltar, es la clara descripción realizada de los escenarios en que se resuelven las historias, están descritos de una manera sumamente gráfica permitiendo reconocer fácilmente una esquina de barrio - la de cualquier ciudad-, o reconocer la insinuación de Quito como la ciudad de invierno.


Para entrar en materia, en ciudad de invierno, logre ubicarme con facilidad en los escenarios presentados en la narración, tienen una descripción acertada porque no pormenoriza hasta el punto del fastidio, pero lo hace lo suficiente para poder recrear con facilidad y algo de detalle la ciudad con: sus barrios, sus bares o el hogar de una familia de “clase media”.  Pero no es la descripción de la ciudad o del espacio físico de la historia lo más interesante de la narración, si bien es satisfactorio leer esa recreación del mundo físico, muy bien sazonada con poesía, lo realmente estimulante es la descripción emocional que se presenta por todo el texto, se puede llevar el ritmo de la descomposición psicológica y emotiva del personaje, quien va cayendo lentamente entre la melancolía y la paranoia, mientras juega morbosamente con sus "dobles pensamientos"; es muy interesante cómo se presenta  un cuestionamiento a lo cotidiano en esas recurrentes introspecciones del personaje, quien termina por vulnerar su percepción de la realidad.


El segundo de los relatos presentados en este texto es "la Gillette".  Es un texto lleno de belleza poética; con las virtudes descriptivas antes mencionadas de manera general y con un ritmo descriptivo poco vertiginoso, permite reflexiones y emociones más profundas.  La Narración es exquisita y muchos podemos reflejarnos en los momentos de tensión finamente descritos. Como una muestra, a continuación les presentó una transcripción, de una parte del texto, en la que el personaje principal está a punto de recuperar su relación amorosa perdida:


"Piensa que el amor a veces, es como una secreta danza que compromete grandes espacios y pausados tiempos: el ritual de dos que se buscan sin saberlo, y que se juntan y se alejan y vuelven a juntarse.  Piensa con miedo que el encuentro es inminente.  Se da cuenta que le cuesta mucho trabajo sostenerse como él la ve: incrédula y distante, aunque en cierto modo, el hombre le ayude a resistir todavía, al mostrarse así como se muestra, confiado, demasiado confiado y optimista (…) Más, ahora que ha invertido la relación, ahora que por fuera hace gala de su desenfado y seguridad, sabe que en su interior reina el miedo de perderla, de haberla perdido ya.  Curiosamente, tres meses atrás, al momento de la ruptura, le pareció asistir con el debido estoicismo y la debida resignación, a  la muerte natural de una fase amada de su vida..."


Cuando leí el tercer relato, "tren nocturno", pensé que se trataba de un texto completamente diferente a lo antes presentado en el libro, se trata de una narración más íntima y en cierto sentido más complicada, pero deteniéndome a "masticar un poco el relato", pude notar claramente las notas que ya había identificado en las narraciones previas, en cuanto a la compleja situación emocional del individuo, sólo que en este cuento en particular se engrandecen.  La descripción es más reflexiva e íntima, así debe serlo, porque el personaje que presenta en esta historia es un poco más complejo que los anteriores, muy cotidianos.  Es importante resaltar de esta historia que se describe de una manera muy interesante la angustia de vivir cuando se sabe que se es diferente, lo que es vivir en el conocimiento de la no pertenencia y de lo conflictivo del ser.  Francamente este cuento es un poco más complejo, pero muy bueno, no es para pasarlo rápidamente, no es simplemente una solterona y ya. Les recomiendo tomarse un tiempo para poder identificar el personaje y así ver venir la luz del tren al abrir la puerta de la calle, porque la llegada del tren es inevitable.


"La piedad", cuarto de los relatos, es de los más agradables y sencillos de leer, es simplemente hermoso.  Ubidia Con una muy buena construcción descriptiva le va precisando al lector la abnegación que se generó en la esposa de un profesional frustrado y con problemas de personalidad, que de a pocos sofocó a su pareja y a sí mismo.  Si bien el acto que determina el título del cuento está descrito de una bella manera, con una dulzura hermosa, hasta  cierto punto es el resultado que se espera, dejándome dudas si elogiarlo por conducir hábilmente la historia a un punto que el lector cree haber escogido de manera inconsciente o si criticar el final por predecible.


“La mirilla”, el quinto de los relatos es tal vez el más corto y el que más me cuesta recordar, pero debe resaltarse que tiene una riquísima descripción del pánico propio de la pesadilla, cuestión que lo hace muy interesante.  Se trata de un relato muy satisfactorio, muy reflexivo, tal vez uno de los más simples porque no es una cuestión muy intrincada pero logra dejar un mensaje claro,  contundente y el lector no lo ignora de inmediato.  La historia contada:  es una pesadilla en la que un temor amorfo pero espeluznante llama a la puerta, el soñante a pesar de tener plena conciencia que no se trata más que de un sueño entra en pánico de lo que está al otro lado de la puerta  pero de manera hábil el autor utiliza una situación un poco común, algunos pensaran que un cliché, para demostrar cómo los hombres cambian y terminan por enfrentar las cuestiones de las que huyen, sin que ello garantice el éxito.  Al final debe resaltarse que el cuento culmina de una manera muy interesante porque el soñante al despertar comprende que no ya no es el mismo.


“CAzsA FANTASMAS”, el sexto relato, es una historia sobre desamor, con un buen argumento, un desarrollo muy bueno y un final bien logrado.  Personalmente esta historia no me atrapó como otras del libro, pero el final me agradó mucho.


“Oscuro Confesor”, es un cuento que me encantó, me parece una gran historia, cargada de ironía y realismo.  Creo que uno se divierte mucho al leer el diálogo entre los personajes y la confesión está narrada de una manera estupenda.  De este texto quisiera transcribir unas frases que me lograron cautivar: “Acúsome padre que yo fui dios”, “Se equivoca, padre. La pérdida de la fe no invalida el rito” . En pocas palabras un gran relato.


Propagación del Mal, es el último de lo cuentos, quienes me conocen saben cómo me parece de interesante que en un texto se presente a la muerte como un personaje, en este texto aparece hacia el final, pero vale la pena precisar que el núcleo de la narración se encuentra en el hecho de la muerte, no propiamente en la muerte como sujeto de la historia.  Creo que se presentan unas buenas reflexiones y la narración está escrita de una manera envolvente, debe resaltarse que no tiene la calidad de la Gillette o de ciudad de invierno, pero es un muy satisfactorio relato.


Bueno sin mas que contar, los invito a que lean el libro, les aseguro  que se sorprenderán al identificarse en más de un momento.  Saludos.

5 de septiembre de 2013

Rayuela - Julio Cortazar




Es la primera vez que leo esta obra, hay mucho para decir pero la idea no es dilatar mucho una reseña que pretende ser corta.  Para empezar quiero aclarar que es un libro extraño, lo digo no sólo por esa magia de poder ser leído al capricho del lector, sino por esa capacidad de enfrascar a quien lo tiene en sus manos en un juego, en momentos en un reto.  Por instantes es un libro sencillo de lectura fácil y amena, demostrando que las cosas bellas muchas veces son simples, para inmediatamente después, en una remisión a un capítulo lejano sin darnos cuenta nos ha sumergido en una lectura densa, podría decirse que por ratos cansada, pero cuando ya estamos llegando al hastío con una maravillosa estocada vuelve a atar nuestros ojos a las páginas sublimes.  Por momentos esa dinámica hace que nos detengamos a cuestionar el texto, si en verdad un capítulo es necesario o no; con desconcierto al leer algo en la novela nos detenemos, como si nos estrellaramos contra una pared, contra un muro absurdo que no imaginamos como brincar.  Lleno de retos y cuestionamientos al lector este texto nos insta a apropiarnos de él, nos obliga a hacernos parte y dejar de ser receptores pasivos de su contenido.  Este texto nos trata como creadores, como sus creadores, nos hace formular, criticar, interactuar.




Como venía diciendo, el libro tiene la virtud de llevar la narración en una ligereza que tontamente podríamos identificar como simplona y al instante siguiente tiene la densidad y volatilidad del sueño en que las cosas parecen reales, que creemos entender, para culminar en una duda si en verdad estamos leyendo de manera correcta, ¿existe una manera correcta de leer?, ¿Rayuela fue un ejercicio consciente?, en fin es un libro que hace pensar no solamente en la narración que adoctrinadamente buscamos en la novela.

Siendo más concretos, frente a la novela como historia es una obra maestra, los personajes, la historia, los tiempos, todo; les aclaro no es un libro que me haya gustado hasta la última letra, por momentos lo aborrecí, pero tiene eso de especial, juega con tus sentimientos y percepciones, no es cualquier libro, si les gusta leer deben darse ustedes la oportunidad de explorar estas páginas.   

Particularizando un poco más, la historia de la maga a lo largo del libro nos conmueve, hace que sin darnos cuenta crezca una especie de odio secreto en contra de Horacio, pero en el fondo tenemos un sinsabor de comprender o identificarnos con él debido a que con las elucubraciones de éste obligadamente comprendemos, o creemos hacerlo, el porqué de su modo de actuar, nos hacen quererlo y sufrir junto a él en su río metafísico, o nos lleva a extrañar secretamente a la maga.  Los demás personajes son  muy ricos e interesantes, el charlatán de Osiv G, Perico, el verdadero amigo Traveler, etc, tienen un encanto que nos permiten encontrar algún conocido o a nosotros mismos. De entre todos los personajes Morelli me dificulto la lectura, parecía un delirio expulsado de mi inconsciente diciendo lo que callamos...

Con mucho más que decir, pero sin querer explayarme, deseo terminar esta corta reseña con dos cosas: primera, el libro lo recomiendo es hermoso tiene secretos que es bonito buscar, y segunda, en 5 años volveré a leerla, porque entonces habrá cumplido 55 años, vaya a saber por qué.